Ventajas de la piedra natural

La piedra natural es un material utilizado desde tiempos remotos en la construcción de monumentos y hoy en día es la elección de excelencia de la mayoría de arquitectos y diseñadores. Su durabilidad y resistencia la hacen perfecta para resistir el paso de los años y los cambios climatológicos extremos. Sin embargo, para que mantenga su belleza y brillo, es necesario realizar un mantenimiento adecuado.

La piedra natural se caracteriza por su alta resistencia y durabilidad, pero también es un excelente aislante térmico. Además, su belleza es incomparable y puede potenciarse con una limpieza y abrillantado adecuados. Mantenerla en buen estado prolongará su vida útil y la mantendrá como nueva.

¿Cómo limpiar la piedra natural?

Antes de comenzar a limpiar la piedra natural, es importante distinguir entre manchas y agresiones. Las manchas se pueden limpiar, pero las agresiones deben repararse. A continuación, te mostramos los pasos a seguir para limpiar la piedra natural en diferentes superficies:

Para interiores:

  1. Barrer la superficie para retirar la suciedad y el polvo.
  2. Limpiar regularmente con agua tibia y jabón neutro utilizando una fregona escurrida.
  3. Repetir la operación con agua fría para un acabado perfecto.
  4. En caso de paredes de piedra natural, utiliza una esponja o vaporeta y evita el uso de agua calcárea para evitar manchas de cal.

Para exteriores:

  1. Barre la superficie para retirar la suciedad y el polvo.
  2. Utiliza un soplador de jardín para retirar las hojas caídas.
  3. Mezcla agua tibia y jabón neutro en un cubo y espárcela por la superficie.
  4. Frota con un cepillo o escoba y aclara con abundante agua limpia.
  5. Utiliza una manguera para un aclarado ideal.
  6. En caso de agua calcárea, utiliza agua destilada para evitar manchas de cal.
  7. Para exteriores, puedes utilizar una hidrolimpiadora de presión para limpiar la fachada o el suelo.

Pulir y reparar agresiones

Si la piedra natural presenta agresiones, es necesario repararlas antes de limpiar y abrillantar. Para ello, necesitarás una pulidora rotativa y discos de diamante de diferentes granos. Sigue estos pasos:

  1. Utiliza discos de diamante de grano 60 y 120 para desbastar la superficie de la piedra.
  2. Utiliza discos de diamante de grano 220 y 400 para igualar el desbaste inicial y preparar la superficie para el acabado.
  3. Utiliza discos de plaquetas de grano 800 para proporcionar un acabado definitivo y pulido.
  4. Utiliza agua para lubricar la superficie mientras pulas y limpia la superficie entre cambios de disco o plaqueta.

Después de pulir la piedra natural, deja que la superficie se seque por completo antes de aplicar un abrillantador.

Cómo abrillantar la superficie de piedra natural

Para abrillantar la piedra natural después de limpiar y pulir, puedes utilizar lanas de acero de diferentes durezas. La fricción generada por la lana de acero permite que el abrillantador penetre en los poros de la piedra y le dé brillo. Sigue estos pasos:

  1. Escoge la lana de acero adecuada para tu tipo de piedra (número 2 para suelos de terrazo y número 1 para superficies de mármol o granito).
  2. Realiza movimientos circulares con la lana de acero sobre la superficie de la piedra.
  3. La fricción generará calor, lo cual permitirá que el abrillantador penetre en la piedra y le dé brillo.
  4. Una vez abrillantada, asegúrate de mojar la superficie recién abrillantada para que se produzca una reacción química y el brillo perdure.

Recomendación de producto: HG Abrillantador Protector Piedra Natural

Para obtener los mejores resultados al abrillantar la piedra natural, te recomendamos utilizar el HG Abrillantador Protector Piedra Natural. Este producto se aplica después de limpiar y pulir la superficie y proporciona una capa protectora brillante y resistente. Además, ofrece una capa antideslizante para mayor seguridad.

Para utilizarlo, diluye el producto en agua fría en proporción 1:1 y aplícalo con una mopa o cepillo en dirección uniforme. Deja que actúe durante 40 minutos y aplica una segunda capa en dirección perpendicular a la primera. Con un litro de producto, podrás abrillantar una superficie de 60-80m2.

Después de aplicar el abrillantador, es importante mojar la superficie recién abrillantada y evitar el tránsito durante un período de 6 a 8 horas para que se produzca la reacción química del abrillantado. Pasado ese tiempo, podrás fregar la superficie con normalidad.

¡Con estos consejos y el uso del HG Abrillantador Protector Piedra Natural, podrás mantener tus superficies de piedra natural limpias y brillantes durante años! No pierdas la oportunidad de lucir tus espacios al máximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks