¿Qué es el jade y cuáles son sus propiedades curativas?

El jade es una piedra preciosa que corona todo tipo de joyas. ¿Sabías que además de su belleza, tiene propiedades curativas y espirituales? En este artículo revelaremos todos sus secretos.

El jade es una piedra preciosa compuesta por minerales de nefrita y jadeíta. Su variedad de tonalidades va desde el pistacho hasta el blanco, pero su característico color verdoso es el más apreciado en el mundo de la joyería. Además de su belleza, el jade tiene propiedades energéticas y curativas.

En muchas culturas, se utiliza como piedra medicinal para tratar dolores en los riñones, ya que contiene nefrita, cuyo nombre proviene del griego "nephros", que significa riñón. También se cree que esta preciosa piedra tiene propiedades calmantes que permiten al portador relajarse y recargar su energía vital. Es por esto que es común encontrar rodillos de jade para estimular la circulación sanguínea en la piel y realizar masajes sanadores.

Beneficios espirituales del jade

En la cultura popular, el jade está relacionado con la pureza, la sabiduría y la suerte. Los curanderos lo recomiendan como amuleto de protección y equilibrio. Además, se considera que el jade es una piedra calmante que emite energía positiva, ayudando a calmar las situaciones cercanas que nos pesan.

Cuando combinamos estas propiedades curativas con su relación con el chakra del corazón, encontramos que el jade está íntimamente relacionado con el equilibrio del cuerpo y la mente. Es esencial para aquellos que buscan alcanzar la paz a través de la meditación.

Propiedades curativas del jade

Además de sus beneficios a nivel emocional, el jade ha sido utilizado durante siglos por curanderos para tratar diversas dolencias. Sin embargo, es importante recordar que estas prácticas no deben sustituir la atención de un experto. Algunos de los beneficios físicos del jade incluyen:

  • Relajar el sistema nervioso, mejorando situaciones de estrés y ansiedad.
  • Mejorar la circulación sanguínea.
  • Reducir arrugas y mejorar la elasticidad de la piel.
  • Estimular el sistema de drenaje linfático y ayudar a eliminar toxinas.

Si te interesa utilizar piedras naturales para lograr armonía y bienestar, te invitamos a descubrir nuestra colección de Armonía Piedras. Son gemas 100% naturales procedentes de rincones del mundo que podrás lucir en forma de pulsera o collar. ¡Haz clic y llévate un cuarzo rosa por solo 1,99 euros!

¿Cómo meditar con el jade?

El jade está relacionado con el chakra del corazón, por lo que si este chakra está bloqueado, la energía no puede fluir libremente por nuestro cuerpo. Como consecuencia, podemos sentirnos solos, enfadados, desesperanzados o tristes. Es importante desbloquear esta energía para superar la brecha que nos rodea.

Existen diferentes prácticas para desbloquear el chakra del corazón relacionadas con el jade. Una de ellas es meditar colocando la piedra en el pecho y concentrándote en aceptar la energía del entorno y reconducirla hacia tu cuerpo. Respira, observa tus pensamientos y sentimientos, y acéptalos. Si has utilizado el jade en estas prácticas, asegúrate de limpiarlo y recargarlo. Puedes sumergirlo en un cuenco con sal durante la noche y colocarlo al sol durante varias horas al despertar. También puedes recargar el jade con la luz de la luna llena.

Tipos de jade y su significado

Aunque solemos asociar el jade con el color verde, existen diferentes variedades de esta piedra preciosa. Algunos de los tipos de jade más conocidos son:

  • Jade verde: es el más habitual y valorado. Tiene un color verde claro y una textura suave y lisa.
  • Jade blanco: es más raro de conseguir y suele tener un valor elevado. Es considerado un símbolo de pureza y armonía.
  • Jade rojo: es muy raro de encontrar y suele ser caro en joyería. Tiene un color rojizo intenso y una textura suave y translúcida.
  • Jade negro: es el tipo de jade más raro y misterioso. Es considerado un símbolo de fuerza en muchas culturas y su textura suele ser lisa y brillante.
  • Jade azul: es probablemente uno de los jades más hermosos. Tiene un color azul cielo y una textura suave y traslúcida.
  • Jade rosado: tiene un tono suave y dulce, similar al rosa.
  • Jade amarillo: tiene un color claro y dorado, con tonos amarillos.
  • Jade marrón: tiene tonalidades oscuras, que tienden hacia el gris.
  • Jade verde oscuro: es muy apreciado y tiene un poderoso color verde que recuerda a la esmeralda.
  • Jade multicolor: tiene diversas tonalidades que combinan el verde, el rojo y el amarillo.

¿Qué significa el jade y cuál es su color más caro?

El origen de la palabra "jade" en español se remonta al siglo XVI. En aquel entonces, se utilizaba esta piedra como curativa para tratar dolencias en el vientre, por lo que se le llamaba "piedra ijada". La "ijada" es una parte del cuerpo humano, una costilla o un hueso de la cadera. Los franceses tomaron esta palabra para referirse a la piedra y así surgió el nombre "jade". Esta versión francesa de la nomenclatura se adoptó en España.

En cuanto al color más caro del jade, es el verde intenso. Este color es el más valorado y se asocia con la piedra. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el jade puede fluctuar en tonalidades, ya que es común encontrar piedras de jade que mezclan el amarillo y el azul. Aunque un ejemplar de jade verde puro puede tener un precio elevado, cada tipo de jade tiene su propio valor y significado.

¡Si quieres descubrir más sobre las propiedades calmantes y purificantes del jade, visita nuestro enlace interno a ladrones.org!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué es el jade y cuáles son sus propiedades curativas? puedes visitar la categoría Salud y belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies