¿Qué es una piedra natural?

Una piedra natural se define como una piedra formada de manera natural, es decir, que proviene de la naturaleza y no ha sido creada artificialmente. En el caso de las joyas, nos referimos a las piedras preciosas y semipreciosas que se utilizan para la ornamentación. Estas piedras se clasifican en diferentes categorías según su formación y composición química.

Piedras preciosas

Las piedras preciosas son gemas valiosas y difíciles de encontrar. Son piedras naturales, duras y hermosas que se encuentran en joyas de alta gama y lujo. Algunas de las piedras preciosas más conocidas son el rubí, el diamante, el zafiro y la esmeralda.

Piedras semipreciosas

Las piedras semipreciosas también son consideradas gemas, pero no son tan raras ni caras como las piedras preciosas. Algunas de las piedras semipreciosas más populares son el ojo de tigre, la ágata, la amatista, la aventurina y el jade.

Piedras orgánicas

Además de las piedras minerales, también existen piedras orgánicas como el ámbar, el coral, el nácar y la perla. Estas piedras se formaron a partir de materia orgánica y se consideran minerales a pesar de su origen no mineral. Aunque son menos comunes, estas piedras también tienen propiedades terapéuticas.

¿Qué es una piedra falsa o falsificada?

Las piedras falsas son imitaciones de piedras naturales que se fabrican artificialmente en laboratorios para cambiar su color y hacerlas parecer auténticas. Estas piedras falsas pueden tener apariencia y brillo similares a las piedras reales, pero no tienen las mismas propiedades ni beneficios terapéuticos.

Tipos de piedras falsas

Existen diferentes tipos de piedras falsas, dependiendo de la composición y el tratamiento al que hayan sido sometidas. Algunos de los tipos más comunes son:

  • Piedra sintética: Son imitaciones perfectas de piedras reales, fabricadas para parecerse a las gemas auténticas. A simple vista, pueden ser difíciles de distinguir de las piedras naturales, pero si se observan de cerca, se pueden notar burbujas y curvas de crecimiento.

  • Piedra cristal: Estas piedras falsas están hechas de vidrio frágil que se raya fácilmente. También se pueden observar crestas, roturas concoidales y burbujas en el interior.

  • Piedra plástica: El plástico es un material popular para fabricar piedras falsas. A diferencia de las piedras reales, las piedras de plástico tienen una textura áspera y se derriten y desprenden un olor a plástico quemado al ser calentadas.

  • Piedra resina: La resina es un material similar al plástico que los falsificadores utilizan para crear imitaciones convincentes de gemas. Estas piedras falsas suelen tener materiales añadidos para darles una apariencia más realista.

  • Piedra tintada: Las piedras tintadas son piedras naturales que han sido tratadas con tintes para mejorar su color. Aunque siguen siendo piedras naturales, se desaconseja su uso en litoterapia debido a que se cree que los tratamientos artificiales pueden alterar sus propiedades.

  • Piedras calentadas: Algunas piedras naturales pueden cambiar de color al ser sometidas a calor. Este tratamiento térmico no necesariamente las convierte en piedras falsas, ya que es una práctica común en la industria de las gemas.

Cómo distinguir las piedras reales de las falsas

A la hora de comprar joyas con piedras, es importante asegurarse de que estén engastadas con piedras genuinas y auténticas. A continuación, se presentan algunos consejos para evitar ser engañado:

  1. Presta atención a las piedras perfectas: Las piedras falsas suelen ser perfectas en apariencia, con colores brillantes y uniformes. Las piedras reales suelen tener impurezas e inclusiones visibles.

  2. Prueba la piedra: Si tienes la oportunidad, prueba la piedra antes de comprarla. Las piedras reales suelen ser frías al tacto, mientras que las falsas pueden ser más cálidas. También puedes probar a morder la piedra, ya que las piedras reales producirán un sonido característico al ser golpeadas.

  3. No te dejes seducir por precios bajos: Las piedras naturales son valiosas y su precio suele ser alto. Desconfía de las joyas con piedras a precios muy bajos, ya que es probable que sean falsas.

  4. Utiliza herramientas gemológicas: Si estás interesado en piedras naturales para la litoterapia, es recomendable contar con herramientas como una lupa de aumento para verificar la autenticidad de las gemas.

  5. Solicita un certificado de autenticidad: Si estás comprando una joya con gemas, no dudes en pedir al vendedor un certificado de autenticidad emitido por un laboratorio reconocido. Este documento garantizará la autenticidad de la piedra.

Piedras afectadas por la falsificación

Algunas piedras son más propensas a la falsificación debido a su rareza y alto valor en el mercado. Si estás interesado en comprar joyas con las siguientes piedras, debes tener especial cuidado:

  • Turquesa: La turquesa es una piedra rara y hermosa que a menudo es falsificada. Las piedras falsas suelen ser howlita o magnesita teñida para parecer turquesa, o incluso plástico para imitar su apariencia.

  • Ágata: Las joyas con ágata también son propensas a la falsificación. Las piedras falsas suelen tener colores brillantes y no presentan las características naturales de las ágatas reales.

  • Jade: El jade es una piedra muy popular en Asia y, por lo tanto, es falsificada con frecuencia. Sin embargo, es fácil distinguir una piedra falsa de jade, ya que las imitaciones suelen ser de plástico o vidrio y carecen de las propiedades y características del jade real.

  • Ópalo: El ópalo es una piedra muy codiciada y su rareza ha llevado a la falsificación. Las piedras falsas suelen ser de vidrio tratado para imitar el aspecto del ópalo, pero se pueden distinguir por la falta de reflejos y por su sonido al ser golpeadas.

  • Citrino: El citrino es una piedra que simboliza la abundancia y la alegría de vivir. Sin embargo, es difícil encontrar citrinos auténticos en el mercado, ya que la mayoría son amatistas calentadas para adquirir un color similar al citrino.

  • Ámbar: El ámbar es una piedra orgánica formada a partir de la resina de los árboles. Sin embargo, es común encontrar ámbar falso hecho de plástico o vidrio. Una forma de distinguirlo es comprobar si flota en agua, ya que el ámbar real flota.

  • Piedra solar: La piedra solar es conocida por su brillo dorado y se recomienda para personas con depresión. Sin embargo, los falsificadores la imitan con vidrio industrial, por lo que es importante examinarla de cerca y probar su dureza.

  • Lapislázuli: El lapislázuli es una piedra que se utiliza para aliviar migrañas y trastornos del sueño. Su demanda ha aumentado y los falsificadores han aprovechado la oportunidad para crear imitaciones con vidrio sintético. Estas falsificaciones se pueden reconocer por su color azul pronunciado.

En conclusión, es importante estar atento y observar detenidamente al comprar joyas con piedras naturales. A través de pruebas sencillas y el uso de herramientas gemológicas, se puede distinguir entre piedras reales y falsas. Además, es recomendable comprar joyas con piedras auténticas en tiendas de confianza que ofrezcan certificados de autenticidad. ¡No te dejes engañar y disfruta de las verdaderas propiedades de las piedras naturales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks