¿Qué es el Azul Ultramar?

El Azul Ultramar, también conocido como Azul Ultramarino, es un pigmento de color azul intenso y profundo. En la antigüedad, se le llamaba "Azul mariano" ya que representaba en repetidas ocasiones a la virgen María.

Una historia costosa

En el siglo XV a.C, existió un tinte costoso llamado Púrpura de Tiro, que se utilizaba en textiles y desapareció con la caída de Constantinopla. La receta para su elaboración se redescubrió en el siglo XIX.

Obtención del Azul Ultramar

El Azul Ultramar se obtiene del Lapislázuli, una piedra semipreciosa extraída de las montañas del noreste de Afganistán. Fue la principal fuente de abastecimiento para el arte europeo desde el siglo XIV hasta el siglo XVIII.

Un objeto de deseo para los artistas

El Azul Ultramar se convirtió en un objeto de deseo para los artistas debido a su dificultad para transformarlo en pigmento, pero también a su luminosidad y estabilidad inigualables. Grandes maestros como Durero, Giotto, Tiziano y Vermeer lo utilizaban en sus obras.

Un pigmento valioso

El Azul Ultramar era tan valioso que se llegó a considerar equivalente al oro. Por ejemplo, 30 gramos de Azul Ultramar equivalían a 41 gramos de oro puro. Su pureza y luminosidad lo hacían extremadamente costoso.

El uso del Azul Ultramar en el arte

Algunos artistas, como Alberto Durero en el siglo XVI, intercambiaban obras (bastante costosas en esa época) por tan solo una onza de Azul Ultramar. Sin embargo, este pigmento tenía la característica de desvanecerse con el tiempo, por lo que se utilizaba en obras con un fondo oscuro como base.

Restricciones en el uso del Azul Ultramar

Debido a sus cualidades y su precio prohibitivo, los gremios artísticos en Italia restringieron su uso, destinándolo únicamente a representar obras importantes y simbólicas. Se utilizó en numerosas ocasiones para representar el manto de la virgen María.

El legado del Azul Ultramar

El Azul Ultramar ha dejado su huella en la historia del arte, pero también ha inspirado a artistas contemporáneos. Por ejemplo, Yves Klein, representante del Neodadaísmo, se inspiró en el Azul Ultramar para crear su propio color: el International Klein Blue (IKB), considerado por Kandinsky como sinónimo de perfección y divinidad.

El Azul Ultramar en la actualidad

En 1828, el Azul Ultramar natural fue reemplazado por el Azul Ultramar artificial, de origen sintético. Actualmente, una empresa alemana se encarga de fabricar este pigmento bajo pedidos especiales, con un precio que ronda los 1131 euros por 50 gramos, o 21480 euros por kilo.

¡Comparte esta fascinante historia del Azul Ultramar con tus amigos y familiares que quieran aprender más sobre los colores en el arte!

Sigue a Archipalettes en Instagram y Youtube: @archipalettes

¡Hasta pronto!

Liz Castellar, Colorista de Artes Visuales

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus amigos y familiares que necesiten aprender sobre los colores en el arte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks