¿Por qué algunos cristales se dañan con el agua?

Los cristales son una combinación de minerales que pueden ser utilizados para diversas prácticas espirituales y terapéuticas. Sin embargo, no todos los cristales son aptos para estar en contacto con el agua durante largos períodos de tiempo, ya que algunos pueden dañarse o incluso disolverse.

La dureza de un cristal es un factor determinante en su resistencia al agua. Los cristales duros tienden a mantenerse intactos en el agua, mientras que los más blandos pueden disolverse o agrietarse si se exponen a ella durante un período prolongado. Además, existen cristales que contienen minerales que pueden oxidarse y liberar toxinas en el agua, lo que los hace inseguros para su uso.

La escala de dureza de Mohs

La escala de dureza de Mohs es una prueba utilizada para medir la resistencia de los minerales. Va desde el número 1 hasta el 10, siendo el 10 el mineral más duro. Esta escala es relevante cuando se observa la tolerancia de los cristales al agua, ya que los materiales más blandos tienen más probabilidades de dañarse. Los cristales que caen en el rango de 5 en la escala de Mohs o menos son más sensibles al agua y deben evitarse.

Cristales duros seguros para el agua

Algunos cristales que son seguros para estar en contacto con el agua son:

  • Cuarzo claro
  • Amatista
  • Cuarzo ahumado
  • Cuarzo rosa
  • Citrino
  • Cuarzo nieve
  • Ágata
  • Venturina
  • Jaspe
  • Ojo de tigre

Cristales que deben evitarse en el agua

Por otro lado, existen cristales que no son aptos para estar en contacto con el agua, ya sea porque se disuelven o porque liberan toxinas. Algunos de estos cristales son:

  1. Fluorita
  2. Turmalina negra
  3. Aguamarina
  4. Turquesa
  5. Pirita
  6. Ruby
  7. Moonstone
  8. Lapislázuli
  9. Fluorita
  10. Amazonita
  11. Desert Rose
  12. Yeso
  13. Talco
  14. Calcita
  15. Angelita
  16. Malaquita
  17. Cualquier cristal que contenga Cobre
  18. Selenita
  19. Celestine
  20. Ámbar
  21. Topacio imperial
  22. Coral rojo
  23. Ópalo fuego
  24. Piedra lunar
  25. Ópalo
  26. Azurita
  27. Cianita
  28. Kunzita
  29. Pirita

Es importante tener en cuenta esta información al utilizar cristales en contacto con el agua, ya que su incorrecto uso puede tener consecuencias negativas para nuestra salud. Si deseas obtener más información sobre cómo limpiar los cristales de manera segura, puedes visitar este enlace. Además, si te interesa conocer más sobre la amatista, una piedra mágica y misteriosa, puedes leer este artículo.

Recuerda siempre investigar y consultar fuentes confiables antes de utilizar cristales en tus prácticas espirituales o terapéuticas. ¡Cuida de ti y de tus cristales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks