La dureza desde un punto de vista científico

Desde la mineralogía, la dureza se define como la resistencia al rayado de un material. Se mide utilizando escalas como Mohs, Rosiwal y Knoop, comúnmente utilizadas en entornos industriales. Sin embargo, desde una definición más ambiciosa, la dureza se refiere a la propiedad de un material de resistir alteraciones físicas como el rayado, la abrasión, la deformación mecánica y la penetración.

El diamante, el material más duro conocido

Cuando pensamos en dureza, el diamante es el material que se nos viene a la mente. Además de ser extremadamente duro, el diamante también ofrece una alta conductividad térmica. A finales de la década pasada, se descubrió un mineral llamado lonsdaleíta, que se forma gracias a las condiciones de presión y temperatura generadas por el impacto de meteoritos que contienen grafito en la Tierra. Este mineral resultó ser incluso más duro que el diamante. Sin embargo, debido a su rareza, el diamante ha mantenido su posición en el trono de los materiales más duros conocidos.

La nueva aleación de platino y oro

Un grupo de científicos del Laboratorio Nacional Sandia, una institución especializada en ingeniería de materiales y administrada por el gobierno de los Estados Unidos, ha desarrollado una aleación de platino y oro que parece tener propiedades fisicoquímicas interesantes. Este laboratorio se dedica a probar componentes nucleares y armas atómicas estadounidenses, por lo que tienen un gran interés en encontrar aleaciones y materiales capaces de resistir condiciones extremadamente exigentes. La aleación desarrollada contiene un 90% de platino y un 10% de oro, una combinación curiosa pero muy efectiva. Desde hace algún tiempo, los científicos han estado fascinados por la excepcional capacidad de esta aleación para resistir el calor y la fricción. Esto ha llevado a que los investigadores del laboratorio coloquen definitivamente esta aleación en el mapa. Según John Curry, uno de los investigadores involucrados en el estudio de este material, esta propiedad permite a la aleación de platino y oro acercarse a la estabilidad mecánica y térmica del diamante. Esta característica es precisamente lo que coloca a esta aleación a nivel del diamante, en términos de resistencia al rayado, abrasión, penetración y deformación mecánica.

Una propiedad interesante y un futuro prometedor

Pero eso no es todo. Otra propiedad interesante de esta aleación que los ingenieros del laboratorio han observado es su capacidad para segregar un lubricante cuando se somete a un estrés intenso. Esto podría jugar un papel importante en su dureza. Además, en el futuro, esta aleación podría utilizarse para obtener diamantes sintéticos de manera sencilla y económica mediante el proceso de deposición química en vapor, método comúnmente utilizado en la industria para fabricar diamantes sintéticos.

¡No te pierdas esta fascinante investigación y descubre cómo la ciencia se acerca cada vez más a la dureza del diamante!

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks