El gato como perspectiva del cerebro humano

Los gatos son seres fascinantes que poseen una conexión especial con el mundo espiritual y energético. Gracias a su composición mineral, tienen la capacidad de influir en nuestra cadena sanguínea y brindarnos beneficios naturales.

Cuando observamos a un gato, nuestro cerebro percibe colores y emociones, ¡nos hace sentir como si fuéramos ellos mismos! A diferencia de los perros, si golpeas a un gato, este te dará la espalda, herido en su orgullo. Pero si le ofreces un cristal de cuarzo, formará una conexión con esta piedra y se convertirá en un gato cristalizado.

El gato como guía espiritual

El gato es capaz de absorber energías a través de la meditación y el yoga. Además, tiene la capacidad de ver más allá de lo físico, adentrándose en lo espiritual. Si te gusta un gato y decides frotarlo, ten cuidado si estás nervioso, ya que el gato puede atacarte o ignorarte por completo. ¡Es como un niño! El gato elige a las personas que le gustan y las trata como personajes importantes.

El gato como detector de energías

Cuando un gato se frota contra una persona, si esta persona gusta de los gatos, ¡es una persona especial! Si el gato decide pasar cerca de ti, significa que estás vibrando en una energía positiva, ¡así que no lo dejes escapar! El gato también se siente atraído por personas psicóticas, borrachos, niños y enfermos mentales, ya que escapan de los estándares de la realidad. Además, las personas que se sienten identificadas con los perros suelen ser personas con autoridad y carácter.

El gato como compañero y sanador

Para que una persona guste de los gatos, debe ser flexible y comprender que el gato no pertenece a nadie, pero sí mantiene un amor único hacia su dueño. Incluso puede llegar a morir de depresión si su dueño fallece. El color negro y las manchas blancas en un gato representan sensaciones instintivas hacia el hombre. Además, el gato es altamente intuitivo, superando la intuición humana. En la época de la Inquisición, los gatos negros fueron quemados por ser considerados brujas, ya que trabajaban con la naturaleza y las hierbas.

El gato como lector de pensamientos y sanador energético

Cuando un gato te mira de forma natural, puede percibir tus energías, entidades y gustos. El perro es más racional, mientras que el gato es más intuitivo. Si un gato se monta repetidamente sobre ti, es recomendable que te hagas un chequeo, ya que puede indicar que careces de energía o que estás enfermo.

El gato como reikista natural

En resumen, el gato posee minerales que convierten en un reikista natural. Cuando un gato se acuesta en una casa, transmuta las energías del lugar, generando una energía positiva. Por eso, es importante cuidar y mimar a nuestros gatos, ya que son seres especiales que merecen ser considerados como guardianes y sanadores energéticos por excelencia.

Si quieres saber más sobre los gatos como guardianes del mundo físico y espiritual, te recomiendo visitar este enlace. También puedes descubrir la relación ancestral entre los gatos y los humanos en este artículo.

¡Aprovecha el poder del gato reikista natural y mejora tu energía y bienestar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks