La formación de las vetas de oro

Si alguna vez has soñado con encontrar oro, ¡este artículo es para ti! En este emocionante viaje, te revelaremos los secretos mejor guardados para encontrar este preciado metal en los ríos. Desde la formación de las vetas de oro hasta las técnicas de detección de metales en el agua, te enseñaremos todo lo que necesitas saber para convertirte en un auténtico buscador de oro.

El oro se encuentra comúnmente en forma de vetas encerradas en rocas y minerales asociados con el agua. La combinación de oro y cuarzo en las rocas huésped es una de las formas más comunes en las que se origina el oro primario. Sin embargo, diversos factores químicos y físicos, como la erosión, pueden descomponer estas rocas auríferas y eventualmente separar el oro de la roca huésped. El agua juega un papel crucial en la forma en que el oro se encuentra en la Tierra, ¡pero encontrarlo no es tarea fácil!

La concentración de oro en los ríos

Los depósitos de oro suelen ser transportados por la gravedad (si se forman en colinas o montañas) y los movimientos del agua. El oro residual ingresa a un arroyo o río y se convierte en oro aluvial, un metal pesado que se vuelve difícil de mover y comienza a concentrarse en áreas donde el punto de lecho del arroyo. Estos depósitos de oro aluvial generalmente se encuentran a varias millas de distancia de la fuente principal de oro y son movidos por arroyos, ríos y barrancos. El oro suele tener bordes redondeados y se presenta en pequeñas pepitas. El oro fino generalmente se encuentra en las partes bajas del lecho del arroyo, mientras que las pepitas se depositan generalmente en sedimentos más gruesos cerca de la fuente de la veta. El oro también puede ocurrir junto con elementos pesados como la magnetita y la hematita.

Los lugares donde se acumula el oro

Hay varios lugares donde se acumula el oro en los ríos. Uno de ellos son los lugares donde el flujo del río se ralentiza, las aguas se vuelven más profundas y el río se ensancha. A medida que el agua se ralentiza, la energía disminuye y el oro se asentará en el lecho rocoso. Otro lugar donde el oro se acumula es en cascadas. Cuando el flujo del río experimenta cambios, como una caída repentina en una cascada, el flujo de agua abrirá un agujero y golpeará constantemente el fondo del río. El oro fluirá hacia la cascada y se acumulará en el hoyo, lo que se conoce como "agujero de gloria". Sin embargo, las cascadas también pueden acumular oro y, a menudo, el oro será expulsado y continuará su camino río abajo durante eventos de marea alta.

Los placeres de confluencia

Otro lugar donde se encuentra el oro en los ríos son los placeres de confluencia. Estos son las regiones donde los ríos y arroyos se encuentran y la alta turbulencia y las rotaciones complejas hacen que el flujo del agua disminuya y cambie repentinamente de dirección. Esto hace que el oro avance contra la corriente y se asiente en una región tranquila del río. Se han encontrado depósitos de oro aluvial excepcionalmente ricos en las confluencias de los ríos.

Otros lugares para buscar oro en los ríos

Además de los lugares mencionados anteriormente, también se pueden encontrar pepitas y escamas de oro atrapadas en grietas de lechos rocosos en los ríos. Aparte de eso, los placeres de playa también son una región prospectiva para encontrar oro, ya que el oro del mar o de los ríos puede acumularse en la costa debido a la acción de las olas.

¿Dónde cavar en busca de oro?

No te limites a buscar oro en la vía fluvial actual. También puedes encontrar oro en antiguos lechos de ríos. Estos son lechos que solían tener un río corriendo en algún momento, pero que ya no lo tienen debido a desastres naturales como erupciones volcánicas o terremotos, o simplemente debido a cambios naturales en la corteza terrestre a lo largo de millones de años. A veces, estos antiguos lechos de ríos pueden ser una fuente fácil de oro.

Los bancos altos son otro lugar donde puedes encontrar oro. A veces, estos bancos altos son obvios, ya que producen erosión en la orilla del río. El oro tiende a concentrarse en áreas altas y secas por encima de la línea de flotación (básicamente, los antiguos bancos). Si el agua actual marca los pies, los buscadores de oro deben pasar por alto esa área.

La tecnología de detección de metales en el agua

Cuando se trata de buscar oro en el agua, es importante utilizar la tecnología adecuada de detección de metales. En condiciones acuosas, las máquinas de inducción de pulsos (PI) son mejores que las de baja frecuencia (VLF), especialmente en agua salada. La tecnología de inducción de pulsos envía una ráfaga de corriente electrónica al suelo y excita el campo generado por el objetivo. En comparación, es como una torre de radar que envía una señal y mide el cambio en la señal de retorno.

Esta tecnología mejora la profundidad de detección y reduce el "ruido" causado por las corrientes de Foucault y los objetos. En el agua, especialmente en agua salada, se crea un campo magnético alrededor del objeto metálico (una debilidad de la tecnología VLF). Las corrientes de Foucault crean señales de "rocas calientes" que pueden ser confundidas con señales basura.

La combinación de una máquina PI y una bobina doble agrega precisión y permite una mayor penetración en el suelo. Los detectores de metales de inducción de pulsos pueden ser más costosos que las máquinas VLF, pero su capacidad para detectar oro en el agua los hace valiosos para los buscadores de oro.

¿Dónde empezar a buscar oro en el agua?

Cuando se trata de buscar oro en el agua, no te limites solo a la vía fluvial actual. Los antiguos lechos de ríos también pueden ser una fuente de oro. Los bancos altos y las áreas donde el agua se ralentiza son lugares prometedores para encontrar oro. Además, presta atención a los cortes de agua y las áreas con arena pesada y pequeños guijarros, ya que indican que la arena se ha movido o desplazado. Si comienzas a encontrar monedas antiguas, es probable que también encuentres oro, así que concéntrate en escanear el área en todas las direcciones.

Si eres principiante en la búsqueda de oro en el agua, el verano es un buen momento para empezar. Muchas personas nadan y detectan metales en las playas, por lo que es probable que haya objetivos para encontrar. Comienza en una playa popular y prueba a detectar por la mañana, cuando el agua suele estar tranquila, o por la noche, cuando la gente comienza a irse a casa. Si no encuentras mucho, no te desanimes, la arena se moverá con la próxima marea.

Si te aventuras en el agua, es una buena idea practicar. Antes de sumergirte, practica en el agua hasta los tobillos y familiarízate con el área objetivo. Una pala de agua también es extremadamente importante, ya que te ayudará a identificar el objetivo incluso en aguas turbias y agitadas. Si has estado cazando en el agua durante años, sabrás que necesitabas funciones de localización de detectores terrestres.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La formación de las vetas de oro puedes visitar la categoría Economía e industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies