Método 1: Consulta a un gemólogo experto

Las piedras preciosas han fascinado a la gente durante décadas. Antiguamente, solían servir como adornos utilizados por las clases sociales más ricas como forma de pago. En el siglo XXI, siguen siendo populares como antes. Pero, ¿cómo podemos reconocer si una piedra es realmente preciosa? ¡Aquí te presento 4 métodos probados!

Si eres un consumidor profano, es posible que no puedas diferenciar entre un vidrio coloreado y un rubí, zirconia o diamante. Por eso, es recomendable preguntarle a un gemólogo acerca de las piedras preciosas. Un gemólogo es un especialista en reconocimiento de minerales, con conocimientos avanzados y herramientas que le permiten determinar el tipo de piedra. Si tienes dudas sobre si una piedra es auténtica, puedes consultar directamente a un laboratorio gemológico para obtener una valoración fiable basada en la experiencia de expertos.

Método 2: Analiza el color y la luz

Si encontramos un hermoso mineral en el suelo o recibimos un colgante colorido como regalo, nos preguntamos cómo reconocer si la piedra tiene valor. Una sencilla prueba que se puede hacer en casa es observar el color de la piedra a través de una lupa o una lupa de joyería. Una piedra preciosa suele tener un color intenso y un alto índice de refracción. Además, un mineral natural raro tendrá un color ideal, uniforme y perfecto. Si la luz atraviesa la piedra preciosa y se divide, parpadea o crea resplandor, es un indicio de autenticidad. Por otro lado, las piedras artificiales como las circonitas se distinguen porque la luz del sol las atraviesa fácilmente. El color de los minerales de imitación suele ser uniforme, con rastros turbios, inclusiones (partículas cristales), grietas o burbujas.

Método 3: Prueba de calor casera

Un método para diferenciar entre brillantes sintéticos y piedras preciosas es la prueba de temperatura. Para llevarla a cabo, simplemente exponemos la piedra a la luz solar o la colocamos bajo un flujo de agua caliente del grifo. También se puede calentar con aire caliente de un secador de pelo. Los materiales artificiales se calentarán más rápido, mientras que un diamante mantendrá una temperatura constante.

Método 4: Prueba de dureza

Cada mineral tiene una dureza particular. Podemos verificar si una piedra es auténtica rascándola con otra piedra ubicada más abajo en la escala de dureza de Mohs. Los diamantes pueden rayar cualquier mineral, incluso el acero. Para determinar la dureza de otras piedras preciosas como el rubí o la esmeralda, se pueden utilizar probadores manuales de dureza basados en la escala de Mohs. Estos instrumentos de medición, disponibles en tiendas en línea, indican la dureza de los minerales en un rango del 1 al 10. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas herramientas profesionales tienden a descalibrarse, por lo que es recomendable consultar a un gemólogo para obtener una evaluación precisa de la piedra.

Si quieres saber más sobre las piedras preciosas y cómo identificarlas, puedes visitar estos enlaces internos: ¿Qué es una piedra natural? y Cómo identificar una piedra de hielo real.

Recuerda que reconocer una piedra preciosa auténtica requiere de conocimientos especializados y herramientas adecuadas. Si tienes dudas, siempre es mejor consultar a un experto en gemología para obtener una evaluación precisa y confiable. ¡No te dejes engañar por imitaciones y descubre la belleza de las piedras preciosas genuinas!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Método 1: Consulta a un gemólogo experto puedes visitar la categoría Curiosidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies