Hilo para cortar arcilla (Imagen 1)

La arcilla es un material versátil y utilizado en diversas disciplinas artísticas, como la escultura y la cerámica. Para trabajar con arcilla de manera eficiente, es importante contar con las herramientas adecuadas. A continuación, te presentamos algunas herramientas útiles para trabajar con arcilla:

El hilo es una herramienta útil para cortar la arcilla en formatos grandes. Permite obtener las formas y tamaños deseados de manera precisa.

Rodillo de madera y listones de altura (Imagen 2)

Para obtener una plancha de arcilla uniforme, se puede utilizar un rodillo de madera junto con listones de altura. Esto asegurará que la arcilla tenga un grosor uniforme en toda la superficie.

Vaciador metálico grande (Imagen 3)

Un vaciador metálico grande es útil para extraer fragmentos de arcilla sobrante y dar forma a la pieza. Por ejemplo, se puede utilizar para vaciar el interior de un bol.

Vaciador metálico de cabezas (Imagen 4)

El vaciador metálico de cabezas se utiliza para retirar pequeños sobrantes de arcilla y refinar los detalles de la pieza.

Espátula y punzón (Imagen 5)

Para unir piezas de arcilla, se puede utilizar una espátula o un punzón para rayar las partes que se van a unir. Luego, se puede aplicar barbotina (arcilla mezclada con agua de textura líquida) y humedecer las partes antes de unirlas.

Churrito de arcilla (Imagen 6)

En caso de uniones que formen un ángulo, se puede reforzar la unión utilizando un churrito de arcilla. Se debe extender el churrito siguiendo el ángulo de la unión y presionar y alisar la unión con una espátula.

Media luna de madera y media luna metálica (Imágenes 7 y 8)

La media luna de madera es útil para eliminar pequeñas imperfecciones en superficies planas, mientras que la media luna metálica permite suavizar pequeñas imperfecciones en superficies curvas.

Esponja húmeda (Imagen 9)

Para alisar y pulir las superficies de la arcilla y obtener un acabado limpio, se puede utilizar una esponja húmeda.

Soportes flexibles para objetos huecos

En el caso de objetos huecos, es recomendable utilizar soportes flexibles para mantener la forma durante el secado.

Secado adecuado de la arcilla

Es importante secar la arcilla de manera adecuada para evitar la aparición de grietas y fisuras. Algunos consejos para el secado son:

  • Dejar secar el objeto de manera uniforme, evitando fuentes de calor directas y corrientes de aire.
  • Si es posible, dejar secar el objeto sobre una superficie porosa, como papel, madera, cerámica porosa, escayola o tela.
  • En el caso de piezas grandes y macizas, se recomienda retardar el secado cubriendo la pieza con plásticos que permitan una ligera apertura para la lenta evacuación de la humedad.
  • Si la pieza es totalmente plana, como una placa o baldosa, se recomienda dejarla secar con peso plano encima para evitar que se combe o fisure en el interior.
  • El tiempo de secado de la arcilla puede variar dependiendo del grosor de la pieza y las condiciones ambientales. Generalmente, el secado habitual de la arcilla finaliza en 1 a 4 semanas a temperatura ambiente.

Es importante tener en cuenta que la arcilla se contrae (se encoge) durante el secado. El agua que contiene la arcilla provoca esta contracción, lo que aumenta el riesgo de que aparezcan grietas. Por eso, es fundamental secar la arcilla correctamente para obtener resultados óptimos.

Si quieres saber más sobre la importancia de secar correctamente las esculturas de barro, puedes visitar este enlace.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Hilo para cortar arcilla (Imagen 1) puedes visitar la categoría Bricolaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies