1. Compara el color y apariencia de la piedra con muestras conocidas de ágata

El ágata es una variedad de calcedonia que se caracteriza por sus franjas multicolores que forman círculos concéntricos o capas horizontales. Esta piedra preciosa es muy popular entre coleccionistas de gemas, aficionados y profesionales, ya que es relativamente fácil de encontrar y pulir. Si tienes una piedra y crees que puede ser ágata, aquí te mostramos algunas formas de identificarla rápidamente y asegurarte de que lo es.

Para hacer esto, tendrás que abrir la piedra con un martillo y cincel para poder ver su interior. Los mineralogistas caracterizan el ágata por sus franjas multicolores que forman círculos concéntricos o capas horizontales. Otros tipos de piedras de calcedonia, como el jaspe o el sílex, también muestran franjas, por lo que debes hacer algunas pruebas para asegurarte de que tienes ágata.

2. Siente el peso de la piedra en tu mano para determinar su densidad

El ágata es una piedra relativamente densa, por lo que puede parecer más pesada de lo que realmente es. Sostén la piedra que crees que es ágata en una mano y sostén otra piedra de tamaño similar que creas que no es ágata en la otra mano. Si la piedra que crees que es ágata se siente más pesada, es posible que tengas razón. Sin embargo, esta forma de estimar la densidad es relativamente inexacta. Si quieres ser más preciso, puedes calcular la densidad de la piedra usando el método de desplazamiento de agua. La densidad del ágata es de aproximadamente 2,6 a 2,64 g/cm3.

3. Siente la textura cerosa o vidriosa del interior de la piedra

Si puedes abrir la muestra de piedra con un martillo y cincel, rota un trozo y frota el interior de la piedra con el dedo para sentir las franjas de color. El ágata debería sentirse cerosa o vidriosa al tacto.

4. Prueba la transparencia de la piedra abriéndola con un martillo y cincel

El exterior rugoso del ágata bloqueará la luz, por lo que tendrás que abrir la piedra para probar su transparencia. Para romper un trozo de piedra, colócala sobre una superficie sólida y estable. Luego, coloca el extremo puntiagudo del cincel sobre la piedra y golpea el extremo del martillo. ¡Puede que necesites varios intentos! Una vez que tengas la muestra de piedra abierta, sosténla frente a una fuente de luz, como una lámpara o linterna. Las características que definen la calidad del ágata son su translucidez. Para determinar si la muestra es transparente (que se conoce como diafanidad), coloca la piedra entre la fuente de luz y tu ojo. No es necesario pulir el ágata para apreciar su transparencia, ya que esta cualidad es evidente de forma natural.

5. Observa cómo la luz pasa a través de la piedra

Si el ágata es translúcida, significa que la luz pasa a través de ella. Cuando sostienes la piedra frente a una fuente de luz, los colores del ágata brillarán y se volverán transparentes. Si la luz no pasa a través de la piedra, significa que es opaca, lo que indica que la muestra no es ágata, sino probablemente jaspe.

6. Prueba la transparencia sosteniendo el ágata frente a una imagen o papel

Si el ágata es translúcida, cuando sostienes la imagen o papel detrás de ella, la imagen se verá borrosa. Si puedes ver claramente la imagen a través de la piedra, significa que la muestra es transparente, lo que indica que tienes ágata o algún tipo de cristal de cuarzo.

¡Descubre la belleza única del ágata y conviértela en una joya verdaderamente hermosa!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 1. Compara el color y apariencia de la piedra con muestras conocidas de ágata puedes visitar la categoría Arte y ocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies