Algunas ideas y remedios

La depresión es una condición física y psíquica particularmente agotadora. Si estás sufriendo, quiero enviarte mi apoyo y afecto. Lo más importante es recordarte que has elegido vivir y que aún vives. La depresión no es culpa tuya, no eres una persona "negativa" o "mala". Lo que necesitas es cuidado y calidez.

Por supuesto, el acompañamiento profesional es fundamental, así como una alimentación adecuada y caminar en la naturaleza. Estas son las bases, pero también podrías beneficiarte de las virtudes de las piedras para combatir la depresión. ¿Te gustaría que te ayudara con piedras para la depresión?

La compasión y la comprensión son las mejores herramientas para mejorar en estos tiempos en los que las nubes oscurecen el cielo. Puede que sepas que más allá de esas nubes negras, el cielo azul sigue existiendo. En tu interior brilla el sol. La tristeza, la falta de energía y los pensamientos bajos pueden estar a bordo, pero parecen imposibles de eliminar…

Deseo empezar diciéndote esto: no es culpa tuya. La vida, por hermosa que sea, está pavimentada de momentos de profundo desorden. Perder el interés y el espacio psicológico para mirar hacia el futuro con entusiasmo es extremadamente difícil. Pero también es una fase, no es eterna, y es necesario ser compasivos contigo mismo/a. Necesitas bondad y sostenerte en brazos y rodearte de calidez.

No te flageles: no has elegido tener depresión, es el resultado de factores. El cuerpo y las emociones son máquinas complejas con un funcionamiento sutil. La depresión es simplemente un mensaje: algo pasa, es un síntoma que pasará. Puede haber muchas razones. De alguna manera, la depresión puede sobrevenir tras un acontecimiento traumático o como resultado de emociones reprimidas vinculadas a parámetros externos o un entorno estresante y difícil.

Sea cual sea la razón, simplemente tu cuerpo y tus emociones están tratando de decirte algo. ¿Necesitas llorar? ¿Descansar? ¿Hacer algo que te gusta? ¿Tomar aire fresco, modificar tu alimentación? A tiempo, escuchando estos mensajes y buscando ayuda, comenzarás a sentirte mejor.

Ante todo, si te falta energía, puedes efectuar modificaciones en tus costumbres. Empieza por decirte que tienes el derecho legítimo de rodearte de bondad y de gruesas coberturas, como lo harías con un niño triste. Haz lo que te haga sentir bien en el momento, sin pensar en nada más.

Te repito: no es culpa tuya.

Sin embargo, si en alguna sesión de autocompasión te apetece hacer cambios, aquí tienes algunas ideas. Por ejemplo, una alimentación nutritiva que corresponda a tus necesidades particulares es esencial para el bienestar de tu cuerpo y mente. No subestimes el impacto que tiene lo que comes en tu estado psicológico.

También podrías darte un respiro y tomar aire. Una caminata por la naturaleza es saludable, o simplemente unos minutos de yoga en el jardín. De hecho, ¡hay remedios extremos para el embotamiento interior! ¿Has oído hablar de la joven inglesa que superó la depresión bañándose diariamente con agua fría?

En algunos casos, la depresión puede deberse a bloqueos en el plano emocional, resultando en una larga fase de represión interior. En ese caso, ¿posiblemente necesitas expresar regularmente tu tristeza o ira, por ejemplo, escribiendo en un diario o hablando con alguien cercano?

En cualquier caso, la depresión es una condición psicológica y clínica que no se debe tomar a la ligera y que necesita el acompañamiento de profesionales. Siendo así, junto con tus costumbres y un eventual cuadro médico, puedes recurrir a herramientas como los cristales.

Bueno, ¡sí, existen piedras para la depresión!

Si decides utilizar piedras amigas para apoyarte en esta difícil fase, debes saber cómo ayudarte de diferentes maneras. Las piedras para la depresión actúan en el cuerpo, la mente y los planos sutiles para favorecer la sanación. Como posiblemente sepas, cada piedra tiene una función particular en función de su composición y estructura cristalina.

Todo depende de tus expectativas personales y de lo que necesites para sentirte mejor. Así, los cristales te ayudarán a eliminar las emociones negativas y a poner luz sobre tus verdaderas necesidades y deseos. Otros, incluso, te recordarán tu valor y tus talentos, que son importantes en el tejido del Universo.

Así que, si te interesa, déjate guiar por las propiedades de las piedras para la depresión y encuentra el cristal apropiado para ti.

Las mejores piedras para la depresión

La cornalina, un cristal para el bienestar psicológico

Empecemos con la piedra más conocida y beneficiosa para acompañar y tratar la depresión: la cornalina. Con su color rojo anaranjado, no hay duda de que es una opción para aliviar la tristeza que habita en ti. Sus cálidas energías actúan en todos los aspectos, físicos y vibratorios, para restituir la fuerza y la vitalidad.

Asociada a la sangre y la carne, podríamos pensar en el corazón que late sin cesar en nuestro pecho. La cornalina canaliza la energía de la vida y tiene la misión de recordar al propietario/a el placer de existir en la Tierra.

En el plano físico, ayuda especialmente a purificar el sistema circulatorio, promover fluidos sanos, eliminar toxinas y contribuir al bienestar moral. Es un excelente apoyo para los miembros posteriores y reaviva las ganas de ponerse en movimiento.

La vibración revigorizante y transformadora de la cornalina se expresa en el plano mental y emocional. Sus ondas anaranjadas invitarán a exteriorizar las emociones reprimidas, el origen de lo ansioso y lo depresivo. Te recordarán los sentimientos legítimos que tienes derecho a vivir plenamente, y tu cuerpo encontrará alivio.

Al mismo tiempo, la piedra de vitalidad te inspirará sensaciones naturales de bienestar en tu cuerpo, como alegría, gratitud y placer de existir aquí y ahora.

Finalmente, la cornalina iluminará tu camino hacia el bienestar, poniendo luz sobre las maneras simples y concretas de cuidarte a ti mismo/a. Te formulará la pregunta: "¿Qué necesitas ahora para sentirte mejor?". ¡Y no hay respuesta incorrecta!

Otras piedras para la depresión

  • El citrino, con su refrescante aroma cítrico, es la vitamina para el corazón y la mente. Como el sol que entra en la niebla matinal, su cálido amarillo disipa el tiempo y absorbe las energías que te pesan. Con él, te sentirás reanimado/a tanto física como mentalmente. Sus ondas actúan especialmente en el chakra sagrado y el chakra del plexo solar, restituyendo la sensación personal y estimulando la energía vital. Favorece la digestión de las emociones estancadas y ayuda a reconectarte con la alegría natural.

  • La aventurina se distingue en la familia de las piedras para la depresión por su capacidad de reconectar al usuario/a con el sentimiento de compasión. Su vibración verde y nutritiva vibra en el chakra del corazón, el espacio del amor incondicional. Te invitará a prodigarte ternura y bondad en los momentos duros. Como piedra de abundancia en las relaciones, te recordará que hay personas que te aman incondicionalmente, sin importar por lo que estés atravesando. No dudes en recurrir a su apoyo y al de tus seres queridos cuando el malestar se vuelva más intenso.

  • El ágata es una poderosa piedra para la depresión que vibra en una frecuencia ligeramente baja en comparación con otros cristales. Su vibración densa la vincula a la tierra, favoreciendo el anclaje y el equilibrio. Conectado/a a la tierra, te sentirás apoyado/a en las fases difíciles emocionalmente. Pragmática, el ágata te invitará a cultivar costumbres que contribuyan a tu bienestar y que sean fáciles de mantener en el tiempo. Como piedra de las fuerzas terrestres, te inspirará motivos variados y coloridos para tomar aire y llenarte de las ondas beneficiosas del bosque o la playa.

  • El ojo de tigre te ayudará a encontrar la calidez interna y a sentirte con fuerzas. Canalizando el vigor felino, contribuirá a estimular tus energías físicas y sutiles para superar el día y los obstáculos que se presenten. Sus bandas doradas y negras, en alternancia como la noche, te animarán a percibir la luz más allá de la oscuridad. En medio de las tinieblas, tu llama interior, fiable en todo momento, brillará.

  • El cuarzo rosa es un dulce y amoroso cristal que aliviará tu corazón del dolor. Como la piedra del chakra del corazón por excelencia, este amigo del amor sin límites te tomará en sus brazos vibratorios cuando lo necesites. Sus ondas calmantes te tranquilizarán cuando te sientas al borde de la desesperación y la angustia. Es un excelente relajante que favorece la tranquilidad física y mental, permitiéndote la calma y el sueño reparador, fundamentales para el bienestar global. Metafísicamente, el cuarzo rosa te recordará fundamentalmente que eres digno de sentirte amado/a en todo momento, sin importar tu condición clínica o psicológica.

  • La shungita es una piedra poderosa que te ayudará a eliminar las vibraciones negativas que te rodean. No absorberá tu malestar de golpe, pero te aliviará y te invitará a "amar tus sombras". De hecho, como familiar del aspecto oscuro de la existencia, la shungita negra te ayudará a calmar la melancolía aportándote luz y presencia. Después de todo, las partes más sufridas de ti necesitan calidez y atención…

  • La amazonita es una piedra que te ayudará a encontrar el camino… ¡y tu voz! Esta piedra turquesa te apoyará en conectarte con tu interior, con tus verdaderas aspiraciones que duermen en lo más profundo de ti. A veces, la depresión puede resultar de una autoexpresión reprimida, construida sobre los valores de los demás. Tu trabajo, tus relaciones, tus condiciones de vida no están alineados con tus verdaderos deseos. El aura refrescante de la amazonita te invita a deshacerte progresivamente de lo que no te sirve realmente. Te anima a expresar tu voz, ya sea a través del arte o de las elecciones cotidianas.

  • El ámbar es un verdadero tesoro orgánico que actuará de manera positiva en la depresión de diferentes maneras. Primero, como resina fosilizada, contiene la energía terapéutica de los árboles, la savia que fluye incansablemente para curar y regenerar. Su vibración nutritiva hará circular las energías y emociones bloqueadas, purificará tu organismo y tu cuerpo sutil de residuos tóxicos. Además, captando y difundiendo la luz solar, el ámbar emite una radiación dorada que recuerda el alma de la naturaleza feliz, calmante e infinita. Te calentará por dentro y te ayudará a invocar la presencia amorosa y eterna que hay en ti. Envuelto en su energía, te sentirás reconfortado/a y podrás enfrentar el futuro con confianza.

  • La rodonita es un cristal especialmente poderoso a nivel emocional y es una de las mejores piedras para la depresión. Esta piedra rosa con inclusiones negras es un excelente apoyo vibratorio para exteriorizar los sentimientos. En tu día a día, te acompañará con palabras de tristeza y dolor. Esto, por supuesto, debe ir acompañado de una consulta profesional o de una conversación con un ser querido. En el marco psicológico y emocional detallado, te invitará a reintegrar los traumas. Si tu depresión es el resultado de un acontecimiento chocante en el pasado, la rodonita es la indicada para ayudarte a sanar esa experiencia.

Meditar con piedras para la depresión

Si te preguntas cómo utilizar las piedras para la depresión y aprovechar sus beneficios, debes hacerlo de manera natural, sin poner presión innecesaria en "hacerlo bien". Durante una fase depresiva, los niveles de energía y motivación son bajos. La única regla es escuchar tus sentimientos y hacerlo de manera sencilla.

Puedes llevar las piedras contigo durante tus actividades cotidianas o usarlas como joyas. ¡Te beneficiarás de sus ondas tranquilamente!

Por ejemplo, puedes meditar con las piedras para la depresión siguiendo estos pasos:

  1. Selecciona un espacio tranquilo en el que no seas molestado/a.
  2. Toma una posición cómoda, ya sea sentado/a o estirado/a. Puedes utilizar un cojín de meditación para mejorar tu comodidad.
  3. Ten las piedras para la depresión contigo. Puedes tenerlas en la mano o colocarlas cerca de ti.
  4. Respira profundamente durante unos minutos.
  5. Visualiza la energía de tu/s piedra/s difundiéndose a tu alrededor, llenando la atmósfera, tu cuerpo y tus células.
  6. En función de la necesidad y el efecto específico de la/s piedra/s, imagina la energía que aporta el apoyo emocional, la fuerza o el cambio deseado.
  7. No olvides que lo más importante es practicar la compasión contigo mismo/a.

La meditación puede ayudarte a atravesar la depresión si se practica regularmente. Lo esencial, sin embargo, es mantenerse paciente y rodearse de un entorno suave y compasivo. No importa lo que hagas, recuerda que cada día tu único rol es sentirte amado/a y tranquilo/a, incluso en los momentos difíciles. Y tú puedes hacerlo.

Si este artículo sobre las piedras para la depresión te ha resultado útil, no dudes en compartirlo con tus seres queridos.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Enable Notifications OK No thanks